La ilustratera enamorada de México

Inés Hüni

Estudió Bellas Artes, se especializó en Ilustración e imparte talleres de pintura; se asume como una argentina que ha puesto a su paleta colores mexicanos.

La casa de Inés está repleta de detalles y figuras multicolores que dan idea de su amor por México, su hogar desde hace una década. Cuando pisó Zona Esmeralda buscó que cada rincón de su morada dejara entrever la vegetación, sus tomatitos, cactáceas, y árboles que la rodean porque lo verde la inspira mucho. “Mi mamá trabajaba en cerámica, pátinas  y actualmente hace pintura cusqueña y bizantina; yo quedé maravillada viendo el taller de su amiga española que la motivó a pintar  a estudiar bellas artes y me recibí de profesora de dibujo y grabado, en Argentina. También estudié dibujo humorístico, gracias a que entré a la escuela de Garaycochea en Buenos Aires, expresó con su típica sonrisa. En las aulas conoció al famoso Quino -autor de Mafalda- durante las conferencias y de quien tiene un autógrafo pues es fan de su tira cómica.

De esa forma, y con portafolios en mano, Inés empezó a trabajar ilustrando cuentos, tarjetas de salutación y revistas. “Era mi destino sin duda, y me topé con un profesor que hacía las tapas e interiores de una revista infantil muy popular en Argentina, ‘Anteojito’; un día me avisó que necesitaban un colaborador y así tuve mis primeros trabajos”. Poco después se casó y emigró hacia Austin, Texas, donde vivió un par de años. Ahí trabajó en un estudio de animación donde realizó dibujos de varias películas: "fue una gran experiencia pero no es un trabajo tan creativo, eres un pequeño eslabón en una cadena enorme de colaboradores". La región es cuna de una reconocida marca de computadoras y con tanta tecnología aprovechó para estudiar un poco de diseño digital y animación. “De hecho, tuve la suerte de trabajar para las películas ‘La espada mágica’ y la saga de ‘Aladino’. Me di cuenta que lo mío era más lo creativo” tiempo después y de regreso a su natal Argentina, ilustró libros para niños en editoriales como Santillana, Guadal y paralelamente comenzó a dar talleres infantiles y participar en ferias literarias.

“Guardo una carpeta con dibujos de Garfield, Mafalda, y autógrafos de  Quino, Fontanarosa, Caloi, humoristas gráficos reconocidos de cuando descubrí que amaba el arte y el dibujo”.

Enamorada de México

Nuevamente, el trabajo de su marido trajo a nuestra vecina hacia México y sabía que debía conocer lo antes posible Chiapas y Oaxaca. Al visitarlos, quedó tan maravillada que llevó hasta Bolonia, Italia los paisajes inolvidables que descubrió a su paso para que lucieran en la feria de la ilustración. “Llegamos a México un 12 de diciembre, ya venía con una hija texana y otra argentina, pero aquí se sumó una tercera hija nacida mexicana. A mí me impresionó que siendo diciembre e invierno veía buganvilias florecidas por todos lados; también me enamoró ver la gran bandera mexicana, y como sé fotografía grabé el izamiento en campo marte junto a los soldados sosteniéndola, eso fue una gran emoción” y al poco tiempo visitó finalmente Chiapas. Fue a Tuxtla, al cañón del sumidero, admiró la zona arqueológica de Palenque y, mención aparte, caminó por San Cristóbal y San Juan Chamula.

“Quedé impresionada con los colores vivos de Chiapas, dormimos en la selva lacandona y por los caminos y curvitas veía niños jugando con su papalote, me impresionó San Juan Chamula, de esa iglesita recuerdo los olores, los rituales  y sonidos de la gente, afuera  el mercado, lleno de colores, puestos, frutas,    y las nenitas hablando su lengua”.

Cada pieza que adorna su taller y casa, deja entrever la fascinación de Inés por los materiales, texturas y detalles, pero también su amor por los tonos vivos de nuestro país que lucen en su colección de inditas, cuadros, macetitas, así como ‘Xocolatl’, el xoloitzcuintle mexicano al que sus ilustraciones dieron vida a la historia de Agustina Tocalli.

Desde hace tres años Inés vive en nuestra zona y sigue ejerciendo su profesión de ilustradora  pero se da tiempo para impartir sus “talleres creativos de los ilustrateros” a los niños con quienes crea collage, sellos, dibujo humorístico, tarjetería y manualidades; y otro de pintura a las mamás. En fb/Hüni, la ilustratera comparte las actividades y momentos divertidos que pasa con nuestros vecinos.