Montserrat Luna

A sus 8 años de edad acaba de ganar el Concurso Nacional de Acuarela con un trabajo dedicado a la tolerancia, la paz y la empatía entre los niños del mundo.

“Cuando estoy triste me gusta dibujar algo porque me pone feliz” dijo en tono muy serio para la edad que tiene esta pequeña. Oriunda de Querétaro, extraña la palmera que había en su patio y el tono “tan azul” del cielo. “Tenía un patio enorme, pero esa palmera era tan grande que me tapaba el sol, ahí dibujaba mucho”.

Nuestra vecina de Chiluca toma clases desde hace un año con la maestra Lourdes Moreno, amiga de su abuela y quien ha logrado que otros tres niños ganen dicho concurso. “Quiero mucho a todas las amigas de mi abuela porque son buenas con ella. Lulú, mi maestra, también es mi amiga y me ha ayudado mucho tomar clases con ella, porque me explica bien cómo soltar la mano y manejar el material, pero más porque antes yo era tímida y me daba temor hablar de mis cosas, en cambio ahora tengo confianza y sé que todos tenemos derecho a expresarnos, y con el dibujo puedo sacar mis sentimientos”.

Durante esta amena charla, nos presentó a su hermano gemelo, quien también pinta, y señaló que su otro hermano mayor dibuja muy bien. “Lo que más me gusta es dibujar con acuarela porque le pones más color a las figuras, es más fácil y los tonos se ven lindos, mis favoritos son el morado y el azul porque, cuando era más chiquita, me gustaba acostarme sobre el pasto y admirar el color del cielo, las nubes, los rayos del sol y el universo” y, como vimos, se le facilita pintar cualquier paisaje.

La pequeña pintora nos contó con orgullo que acaba de ganar el primer lugar en el concurso de acuarela, con un cuadro muy detallado que surgió en un momento cuando estaba triste, pues su hermano gemelo -con quien siente una gran conexión emocional- estaba enfermo. “Quiero mucho a mis hermanos, pero también a mi mamá y a mi abuela porque se preocupan por nuestra felicidad; mi abuela siempre está de buen humor, nos consiente y me cuenta historias, además es muy buena persona” por lo cual, agregó mostrándonos el dibujo con el que ganó, ella tiene buenos sentimientos y ama la paz, así que eso la inspiró a pintar a niños de distintas razas tomados de la mano, para dar idea de que son amigos.

Monserrat participó en la 60 edición del concurso instituido por el acuarelista Alfredo Guati Rojo en el Museo Nacional que lleva su nombre y donde se organizan exposiciones de grandes pintores mexicanos y del mundo.