Jóvenes y geeks

Edna Herrera, directora de ‘Periféricos’, y Ximena Ocejo, maestra de alemán, computación y robótica, motivan el talento de los niños auxiliándose de la tecnología.

Y lo hacen de una forma muy peculiar: a través del juego, porque consideran que los niños son muy inteligentes y creativos. Edna nos aclaró que Periféricos es un conjunto de actividades dirigidas a los niños que abarca la enseñanza tanto de la tecnología, como idiomas, deportes y música. Cuentan con materiales diversos, maquetas y piezas multicolores, con los cuales se facilita el aprendizaje y el desarrollo de las competencias a los niños.

La directora del proyecto considera que la educación de los pequeños debe ser integral y capaz de promover el talento de los chicos. Una buena forma de lograrlo, aclaró Ximena, es a través de la robótica, porque los enseña a resolver problemas, a trabajar en equipo y despierta su imaginación y creatividad. “A nuestro taller acceden escolares desde Kinder, y antes de escribir ya saben jugar, lo cual fortalece su sistema psicomotriz, pues descubren nuevas texturas, colores y figuras. Al crecer empiezan a ensamblar piezas con ayuda de bloques” logrando que los niños conozcan el funcionamiento de máquinas, balsas, barcos, molinillos, palancas, ruedas, ejes, velas, y sean capaces de armarlos.

Hacer hipótesis con lo que creen que sucederá y realizar pruebas con sus máquinas, complementan la enseñanza de los chicos. Los más grandes -nos dijeron las maestras-, son capaces de armar un robot dotándolo de movimiento, música o programándolo con alguna tarea específica. Este mes de abril mostrarán su trabajo dentro del evento Expo Robótica, y será muy vistosa porque armarán una Ciudad Ecológica. A Ximena esto le resulta muy interesante porque, subrayó, es una forma de ir acercando la ciencia a los niños. “Ellos son como científicos en potencia, y sin duda, lo que se aprende por gusto jamás se olvida. Es muy motivante porque descubrimos cuánta capacidad poseen los niños”.

Aprendizaje basado en problemas cotidianos

Las maestras del Weikart de nuestra zona, aclararon que el uso de la tecnología debe ser racional y tener un fin pedagógico. “Por ejemplo, nos esmeramos en que les sirva de herramienta a los escolares para asimilar materias como el idioma alemán o las matemáticas, pero también ponemos a prueba su talento con un proyecto integrador que involucra todas sus asignaturas, es decir que, se les da una pregunta cuya respuesta no pueden encontrar en Internet y para resolverla recurren a la investigación” por ejemplo, los planetas, y sobre el tema, en Español redactan un artículo, mismo que complementan con estadísticas en Matemáticas, y en Computación buscan imágenes, para finalmente hacer una exposición.

Concluyeron que el talento bien inducido produce grandes ideas y ese proceso de aprendizaje los acompañará durante toda su vida.