¿Por cuántos ‘likes’ te la juegas?

Navegar sin candados en las redes sociales es como apretar el gatillo de un arma. Es tan fácil engancharte y despierta una adrenalina tan adictiva como a las drogas. Perder la noción del tiempo, olvidarte de comer, dejarte consumir por el insomnio, creer que vales según los “likes” que te dan, ponerte en el mud de Niko Bellic y demostrar que eres el peor es sólo el principio.

Hoy existen sitios tan abominables que si aún no los conoces te daría miedo visitar ¿o no? A ti nada te espanta, y es porque tu cerebro ya cayó sin que te des cuenta y estás absorto en la realidad virtual. Sin embargo, no creo que sepas cómo llegaste a esto. Los expertos en redes sociales sí, chécalo:

-Ya dejaste de utilizar tu propio lenguaje y adoptaste el de la mayoría creyendo que así te aceptarán, la realidad es que estás dejando que extraños te roben tu identidad, tu intimidad y hasta tu vida.

-Estás poniendo en manos de extraños información personal que podría exponerte a ti, tus familiares y amigos, a ser secuestrado, privado de la vida, o víctima de la trata de blancas.

-Dejas pistas que otros utilizan para suplantar tu identidad y cometer acciones fraudulentas incluso en otros países (hay más de 200 mil cuentas como éstas detectadas por la Policía Cibernética).

-Hay sitios que siguen una línea de acción, son un conjunto de cuentas interconectadas que retwitean para marcar tendencia y generar temor, zozobra, invitando a los jóvenes a la comisión de delitos (la Policía Cibernética la detectó junto con imágenes apócrifas sacadas de contexto, utilizadas tras el evento del “gasolinazo”) a cambio de dinero. ¿Te gustaría pertenecer a estos?

-Te conectas hasta por inercia al celular, has dejado de socializar con tus amigos y, sin dudarlo, entras en las redes sociales hasta de madrugada.

-Ups, repentinamente has bajado tu desempeño escolar.

-Cambias de humor, te deprimes o pasas de ser extrovertido a introvertido. ¡Nadie te aguanta!

-No socializas, no tienes amigos, no eres invitado a reuniones escolares porque nunca tienes tiempo.

Ya no sabes cuánto tiempo, pero jóvenes como tú, en promedio pasan de 4 a 6 horas diarias navegando en redes sociales y, confiésalo, tu máxima preocupación en la vida es llegar a perder tu celular o dispositivo móvil.

No necesitas un arma ¿cierto? En tus manos lo que traes, al igual que miles, es un celular y cuando no lo utilizas con la debida precaución te expones a adoptar conductas riesgosas:

-Cyberbullying o exhibición vergonzosa por compartir fotos o videos irracionalmente.

-Sexteen o envío de tus fotos personales de desnudos por celular o Internet, con la idea de agregar más amigos en las redes sociales.

-Grooming o peligro de entrar en contacto virtual con un adulto, cuya intención sea obtener fotos tuyas con tintes eróticos.

-E-traffic o la posibilidad de que compres todos los productos que te ofrecen, incluso drogas.

Disculpa, pero a ese ritmo vas a caer en la “gran bola de nieve” que han hecho los millennials, una generación genial pero llena de problemas emocionales que les impide alcanzar sus metas: la depre, el estrés y la apatía. Porque, lo dicen en Harvard, y con razón, te comparas todo el tiempo con tu entorno olvidándote de tu esencia:

-Acéptalo, llegas a aborrecer los éxitos que a diario exhiben tus amigos en las redes y te olvidas que pueden ser falsos o estar sobre estimados. ¿No se te hace raro que jamás hablen de sus fracasos?

-Ambicionas triunfos milagrosos, como el de Zuckerberg, y crees que podrás hacerte millonario de la noche a la mañana y sin un buen plan de por medio.

-Te sientes pésimo cuando estás solo, porque estás todo el día conectado y no sabes cómo hablar contigo mismo y crees que vales dependiendo de los likes, retweets o follows que recibes.

¿Quieres llamar la atención y obtener muchos likes?

Desconéctate y atrévete a ser un verdadero centro de atención que vaya más allá de lo virtual.

¿Te atreves a…?

 -Lanzarte de un paracaídas o del bungie para que tu adrenalina llegue a cien.

-Practicar parkour y ver qué tan lejos o que tan alto puedes llegar.

-Descubrir una o varias rutas en bici, en motocross o en cuatrimoto.

-Escalar en bloque o practicar boulderismo al aire libre.

¡Te retamos a dejar de lado la pantalla y ser parte de algo admirable, digno de compartirse en tus redes sociales, presúmenos tus mejores fotos… si lo logras!.