Juan Danell Rosas

Nuestro vecino es uno de los precursores y promotores más importantes del patinaje artístico sobre hielo en nuestro país. Fue de los primeros mexicanos en formar parte del espectáculo ‘Holiday on Ice’ y a sus 86 años sigue dando clases y cree que la vida es mejor sobre el hielo.

Juan Danell, mejor conocido por sus amigos como “El Gato”, por sus ojos claros y su agilidad, comenzó a patinar sobre ruedas cuando tenía ocho años y lo mejor que le pudo pasar fue cuando se abrió una pista de patinaje en la Ciudad de México, muy cerca del Monumento a la Madre.

“Como me gustaba mucho patinar y lo hacía muy bien, el dueño de la pista, el señor Billy Beckman, me pidió que lo ayudara a controlar la circulación de la pista. A este señor le gustaba mucho el baile en patines y tenía diagramas con distintos bailes; fue así que aprendí a bailar en patines y a hacer figuras de escuela o elementales”. En esta disciplina, Juan ganó varias competencias organizadas por la Federación Mexicana de Patines sobre Ruedas.

En 1947, cerca del Cine Chapultepec en Reforma, se hizo la primera pista de hielo en la Ciudad de México y nuestro vecino conoció al Ingeniero José de la Herrán que trabajaba en la XEW, que fue el encargado de crear este espacio por el gran gusto que le tenía al patinaje sobre hielo. La pista cerró un par de años después, sin embargo, el Ingeniero de la Herrán hizo otra pista cerca de Coapa y Juan Danell se animó a ir al sur de la ciudad para continuar practicando y aprendiendo más acerca de la gran pasión de su vida.

Castillos de Hielo

José de la Herrán le regaló a Juan un par de patines para hielo y le ayudó a conseguir trabajo cerca de la pista de Coapa para que al terminar su jornada laboral, pudiera seguir patinando. En esa época, en 1954, el patinador también aprendió acerca de la tecnología de las pistas de hielo e hizo audición para pertenecer al espectáculo internacional de hielo, Holiday on Ice. “Hice audición con otros amigos y nos aceptaron; no éramos tan malos, hicimos gira por Sudamérica durante un año”.

En 1962 se hizo una pista olímpica de patinaje sobre hielo en Polanco y practicó durante tres años ahí, sin embargo también se terminó cerrando. Posteriormente comenzó a dar clases en una pista de hielo que hizo uno de sus amigos y se dio cuenta de su vocación para enseñar el deporte que amaba.

Nuestro vecino tuvo que esperar varios años después de que también cerraran esa pista, hasta que abrieron la pista de hielo en Lomas Verdes, en donde ha impartido clases a muchas generaciones de patinadores, incluyendo a su hijo Daniel, que logró conquistar varios campeonatos. Actualmente, Juan sigue dando clases en la pista de hielo Parque Lomas Verdes y es un personaje que ha inspirado a sus alumnos a conquistar los retos que se propongan