Andrés Martí

Desde hace cinco años, nuestro talentoso vecino tomó una guitarra y aunque cuenta con tan solo 19 años, Andrés se asume como un cantautor independiente. Te aseguramos que dentro de pronto, el artista dará mucho de qué hablar, pues sus singulares composiciones no son fáciles de olvidar.


Para Andrés, el arte y la cultura no están centralizados, pues considera que hay grandes artistas y diversas actividades culturales en la zona de Satélite y en general en toda la zona norte, en donde ha vivido y se ha inspirado para componer canciones. “Siempre hubo música en mi casa, aunque no siempre fue tan importante como ahora. Antes de aprender a tocar guitarra, tenía escritas algunas canciones y siempre he tenido mucha influencia de la música latinoamericana, trova y boleros que se han escuchado en mi casa, aunque al principio quería tocar rock”.

Cuando Andrés empezó a componer, se dio cuenta de que hacía canciones más introspectivas y abrevaba de la identidad musical que había en su familia. “Mi cantante favorito siempre ha sido Silvio Rodríguez y aquí se escuchaba y se toca hasta la fecha a Violeta Parra, Alejandro Filio y Mercedes Sosa, entre otros”. La mamá de Andrés se llama María Iliana y ha sido un gran soporte e influencia; incluso, ella también compone canciones, canta y suele presentarse en los escenarios, acompañándolo.

El joven artista debutó en el Café Conciencia, comenzó de la manera difícil, compartía sus canciones con el público del recinto todos los martes, estudiaba la carrera de psicología, pero suspendió sus estudios para apostar más fuerte por la música, desde hace un año promociona su trabajo con la intención de darse a conocer en nuestra zona. Ha tocado en lugares como la Casa del Poeta Mexiquense José Emilio Pacheco, El Medio y Medio, Sanfer’s Coffe Satélite y Once Taberna.

“Por mi edad he explorado temas de insatisfacción, desamor, rebeldía o quizás inmadurez, pero lo hago, no es solamente por el hecho de hacer canciones sino como catarsis”, actualmente Andrés toma clases de composición con Adalberto Cáñez, mejor conocido como Beto, con el cuál ha aprendido a contar historias a través de sus canciones y tener un sello muy personal. Un ejemplo de ello, es su interés por el dibujo y las artes plásticas, que utiliza para promover su música. El artista grabó un disco llamado “Souvenir de la Luna”, con la participación de Julien DC, Ray López y de María Iliana, su mamá y algunas de sus canciones favoritas son “Niña sola”, “El trovador de Santa Cruz” y “La serenata Sateluca”; también tiene dos compilaciones llamadas “Diario de un Somorgujo, Volumen I y II”. Puedes encontrarlo en YouTube, Bandcamp y Facebook como Andrés Martí. 

“El artista ha llegado a inspirarse en nuestra zona para componer canciones como La serenata Sateluca”