Sebastián Vargas Gutiérrez

Sebastián está estudiando la preparatoria y tiene un gran talento dentro del ámbito de las artes plásticas. Sus intereses además del arte, son las matemáticas y los deportes. Él creó una obra increíble que se exhibe actualmente en la recepción de la Preparatoria del Instituto Thomas Jefferson, Campus Santa Mónica.

Sebastián es alumno de quinto de preparatoria en el Instituto Thomas Jefferson. Le falta un año para terminar sus estudios y decidir cuál va a ser la carrera universitaria que va a estudiar. Sin embargo, nuestro vecino posee un talento innato para las artes plásticas, por lo que no descartaría elegir estudiar algo relacionado dentro de este campo. Se considera fanático de las exposiciones de escultura, pues cree que lo tridimensional le da un sentido más profundo a las obras artísticas y es creador de un sorprendente mural que se encuentra ubicado en las instalaciones de su escuela.

Detallista, minucioso y sensible

El mural que Sebastián realizó en la recepción de su escuela, está hecha con base en un material llamado chaquirón, que es similar a la chaquira, pero de mayor tamaño.

La obra que está colocada en un lienzo y que mide un metro con 12 centímetros de base, por un metro y 60 centímetros de alto, no tiene título, pero combina elementos figurativos y abstractos con gran ingenio y muestra el rostro de una persona, compuesta por figuras de distintos colores. “Para mi empezó solamente como una imagen y poco a poco fue tomando cierta perspectiva. La figura de un ser humano es muy limpia y muy estética y yo quiero enseñar el otro lado, en donde la misma figura está conformada por todo un mundo, siempre de manera positiva” nos dijo el joven artista que vivió un proceso de nueve meses para culminar este mural.

“Había un espacio en el edificio antiguo del colegio para expresar lo que nosotros quisiéramos; me preguntaron si quería trabajar en ese espacio y acepté”.

Para realizar la obra, Sebastián tuvo que hacer acopio de mucha paciencia, pues el mural está realizado en módulos integrados por miles de piezas de chaquirón, pegadas una por una para darle la textura que él quería, además de crear la sensación de que los colores se difuminan.

“En general se me facilita bastante pintar y dibujar. Me gusta mucho trabajar en cosas minuciosas y pequeñas que al final dan un muy buen resultado”.

Dentro del mismo estilo, Sebastián también tiene un trabajo similar que es un pavorreal hecho con chaquiras. También ha trabajado con óleo, acuarela y lápiz.

Talento innato

Desde pequeño, a Sebastián se le ha facilitado mostrar su talento en las artes plásticas. “Antes de que me dieran un juguete, mis papás me daban un cuaderno y crayolas. He realizado muchos trabajos muy personales, incluso nada de esta magnitud. Sigo preguntándome qué voy a estudiar y creo que no debería de cerrarme a ningún ámbito, sino debería de estar abierto a todo y ver en qué soy bueno y que me funcionaría más adelante, pero en general el arte es muy atractivo para mí”.

Las técnicas favoritas de nuestro vecino son aquellas en las que las texturas sean las principales protagonistas. “Las texturas no solamente deben de mostrar la imagen sino también puedes sentirlas para que te transmitan algo. Me gustan mucho ciertos patrones y elementos tridimensionales”.

En su escuela se realiza un evento llamado Fashion Show Diseño de Jeans, en el que los alumnos desarrollan distintas habilidades y en el que también ha participado Sebastián. “Los proyectos de la clase invitan a que uno se exprese; nuestra escuela apoya mucho las artes”.

Sebastián es admirador de la técnica de diversos artistas como Van Gogh, Picasso y especialmente de la técnica del puntillismo del pintor francés Georges-Pierre Seurat, fundador del Neoimpresionismo. “Cada artista tiene una cara distinta que quiere enseñarle a los espectadores y eso es lo bueno del arte, que te ayuda a expresar lo que sientes y lo que eres”.

Sebastián considera que se debe apoyar más la creación y difusión de espacios culturales y de expresión artística, de parte del gobierno y la iniciativa privada cerca de nuestra zona.

A nuestro vecino también le gusta el deporte. “Antes practicaba bádminton y llegué a ir a un campeonato estatal. Y en el ámbito académico, me gustan mucho las matemáticas”.

Para concluir, Sebastián nos dijo que para él, el arte es una forma de expresión, de demostrar quién eres y cómo has vivido. También es una manera de compartir y provocar reacciones en la gente cuando contempla tus obras. “Me gusta que las personas vean mi trabajo y digan cosas diferentes y lo que les hace sentir. Eso es lo más importante para mí”.