¡Un auténtico oasis perruno!

¡Guau! Es lo primero que dije al enterarme de la inauguración del nuevo Parque Canino que está ubicado en el Parque Naucalli. ¡Por fin todos los peludos de Satélite, Naucalpan y la zona norte, tendremos un espacio adecuado para correr, brincar y convivir con nuestros humanos!

Colleen Paige, experta en el estilo de vida de todos nosotros: los animales domésticos, mencionó alguna vez que “los perros tienen tanto una belleza exterior e interior, la capacidad de amor y espíritu que se conecta con los seres humanos de una manera que no puede ser replicado por cualquier otro ser viviente”. No hay nada que sea más cierto y quizás parezca mal que uno de nosotros se atreva a decirlo sin modestia, pero es que somos realmente adorables.

Por eso, yo les recomiendo a todos mis amigos peludos de Satélite y de toda la zona metropolitana que asistan y conozcan el nuevo espacio del Parque Canino que se inauguró dentro del Parque Naucalli, que por casi 20 años no había permitido el ingreso a los perros. Aunque ¡ojo!, la única área del parque que permitirá que los peludos anden a sus anchas es el Parque Canino.

¡Equipado hasta los dientes!

El parque es totalmente gratuito y tiene más de tres hectáreas en donde hay juegos de destreza y habilidades para mascotas, área de descanso para nuestros humanos, zonas de hidratación y de distribución de bolsas biodegradables, entre otras cosas.

Sus principales objetivos serán fortalecer la protección de nosotros, los animales, el cuidado del medio ambiente y la convivencia familiar.

También nos brindará un lugar de ejercicio y socialización para que los más peleoneros, reduzcamos conductas agresivas, además de ser un espacio que también cuenta con chapoteadores, areneros, túneles, aros de salto, rampas de salto con obstáculos, slaloms, pasarelas de madera, bebederos y bolsas recolectoras de heces.

En el parque se invirtieron 2.5 millones de pesos y se espera que lo visitemos al menos 3,000 peludos a la semana. Estará abierto de las 7:00 a las 18:00 horas y para pasarla increíble, le recomendamos a tu humano y a nuestros amigos peludos cuidar mucho de este espacio, llevar agua extra por si se termina la de los bebederos y bolsas de plástico para recoger excrementos.

Y lo más importante: ¡diviértanse hasta quedar con la lengua de fuera!