Adicciones: Más allá de las drogas

Primero, es necesario dejar muy claro que al hacer referencia a una adicción, estamos tratamos con una enfermedad física, emocional y espiritual declarada por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

¿Qué es normal?

Según Sigmund Freud, el llamado padre de la psicología, una persona normal es un individuo de conducta sana el cual en lugar de evadir y renegar de su realidad sabe enfrentarla y transformarla con las herramientas que posee para vivir en plenitud y no sólo sobrevivir; no comparte la insatisfacción ni el vacío profundo que invade a las personalidades adictivas para las que nada es suficiente.

Estadísticas 

Realizamos una encuesta a 200 personas en Zona Esmeralda y Satélite basada en los autodiagnósticos de Narcóticos Anónimos y Alcohólicos Anónimos. Dicha entrevista fue realizada a hombres y mujeres entre los 12 y los 50 años de edad.

Más del 50 por ciento de la muestra arrojó haber consumido alguna sustancia además del alcohol, haber mentido sobre el tipo de sustancias o la cantidad que usaba y haber experimentado lagunas mentales, además de continuar consumiendo a pesar de conocer las consecuencias. Según las estadísticas, al contestar cuatro o más de las preguntas de manera afirmativa, el individuo debería comenzar a considerar tener un problema con su manera de consumir. Por ende, podemos concluir que al menos la mitad de la población entrevistada tiene un uso inadecuado de las sustancias psicoactivas.

Los datos son preocupantes pues es el medio en el que vivimos, sin embargo, en términos generales es aún más radical, pues se estima que cada familia tiene al menos un adicto en ella y en un estudio realizado en 2012 un estimado de 23.9 millones de personas de los 12 años en adelante eran consumidores activos de drogas ilícitas a nivel mundial. Según estudios oficiales por la Oficina de Drogas y Crímenes de las Naciones Unidas (UNODC) existe un incremento de más del 50% en el uso de sustancias ilicitas de dicha fecha a la actualidad, por lo cual el promedio actual asciende a 46 millones.

Se trata de un trastorno obsesivo-compulsivo cuyo síntoma más evidente es la dependencia a una persona, objeto, comportamiento o sustancia, la cual genera consecuencias en todos los ámbitos de la vida del individuo. Las adicciones más conocidas son el alcoholismo y la drogadicción, inclusive, tendemos a relacionar la palabra directamente con las sustancias psicoactivas, sin embargo, según la OMS una de cada cuatro personas sufre algún trastorno de conducta relacionado con adicciones ajenas al consumo de las mismas.

Es por ello que, dado al gran índice de éxito de recuperación de Alcohólicos Anónimos, -asociación fundadora de los programas de 12 pasos- se derivan diversas confraternidades enfocadas en el tratamiento de otras dependencias:

 Algunas de las dependencias recientes que crecen día con día son al internet (que más que una adicción al internet como tal, el trastorno se desarrolla en torno a la necesidad de información y conexión) y a la pornografía.

Seguir un programa de 12 pasos busca no sólo la abstinencia a la conducta sino una vida plena cimentada en la práctica de principios espirituales.

Colaboradora especial: Gabriela Estrada



Primero, es necesario clarificar que tratamos con una enfermedad física, emocional y espiritual declarada por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Se trata de un trastorno obsesivo-compulsivo cuyo síntoma más evidente es la dependencia a una persona, objeto, comportamiento o sustancia, la cual genera consecuencias en todos los ámbitos de la vida del individuo. Las adicciones más conocidas son el alcoholismo y la drogadicción, inclusive, tendemos a relacionar la palabra directamente con las sustancias psicoactivas, sin embargo, según la OMS una de cada cuatro personas sufre agún trastorno de conducta relacionado con adicciones ajenas al consumo de sustancias. Es por ello que dado al gran índice de éxito de recuperación de Alcohólicos Anónimos, asociación fundadora de los programas de 12 pasos, se derivan diversas confraternidades enfocadas en el tratamiento de otras dependencias como el sexo (Adictos Sexuales Anónimos), sustancias (Narcóticos Anónimos), codependencia (Codependientes Anónimos), ideas románticas obsesivas (Adictos al Sexo y al Amor Anónimos), apuestas (Jugadores Anónimos), comida (Comedores Compulsivos Anónimos), entre otras.  Algunas de las dependencias recientes que crecen día con día son al internet (que más que él es a la necesidad de información y conexión) y a la pornografía.

Seguir un programa de 12 pasos busca no sólo la abstinencia a la conducta sino una vida plena cimentada en la práctica de principios espirituales. 

 
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner