Andree Jasso Gonzalez

Asegura tu patrimonio

México está expuesto a diversos fenómenos naturales, pero tres de ellos son los más destructivos.

Lo huracanes, las inundaciones y los terremotos causan el 89% de las muertes y el 93% de las pérdidas económicas relacionadas con desastres naturales cada año.

Además 2 terceras partes del país y más de 37 millones de personas corren el riesgo constante de experimentar un sismo de gran magnitud en los próximos 10 años, lo que representa un gran reto.

A su vez, nuestro país es uno de los más vulnerables a los efectos adversos del cambio climático: 15% del territorio, 68% de la población y 71% del PIB se encuentran altamente expuestos a los riesgos asociados con este. Uno de sus principales efectos es la mayor intensidad y frecuencia de huracanes, inundaciones y sequias. Tan solo las pérdidas ocasionadas por el huracán Odile ascendieron en noviembre de 2014, a $15,800 millones de pesos.

Si se mantiene la tendencia actual, el cambio climático tendrá mayores impactos económicos y sociales a finales del siglo XXI: el país será más caliente y más seco, el nivel del mar será más alto, los huracanes serán más intensos y las inundaciones más frecuentes.

El caso del huracán Patricia nos mostró una vez más la magnitud de la fuerza de la naturaleza y los daños que pueden causar los fenómenos meteorológicos asociados al cambio climático.  Varios factores, muchos de hechos prevenibles, influyen en la magnitud de las pérdidas económicas. Así, el grado del daño depende de la información oportuna y la conciencia del riesgo entre las personas, la preparación para afrontarlo, el estado de los asentamientos humano e infraestructura, así como los mecanismos de reconstrucción por parte de las autoridades gubernamentales, las empresas, los hogares y el sector social.

El cambio climático es real y tiene efectos en todo el planeta. Tan es así que el 99% de los científicos concuerdan en que el cambio climático es una realidad.

El aumento en la temperatura del planeta y de los océanos entre los años 1880 y 2012, de 0.85°C es la principal evidencia y responsable de una serie de efectos en cascada, como la disminución del hielo en el Ártico, entre 3.5% y 4.1% de su volumen total por décadas y la perdida de glaciares.  A su vez, esto contribuyó al aumento del nivel medio del mar en 19 cm, entre los años 1901 y 2010.

En México los cambios son muy similares al resto del mundo: Entre 1960 y 2010, la temperatura promedio del país aumento en 0.85°C y el nivel del mar subió hasta 3.8 cm por década.

Tenemos que estar preparados para estos cambios y es momento de contar con un seguro que cuide nuestro patrimonio.

Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla

Andree Jasso Gonzalez