Producir ideas juntos

De forma paralela a la creciente apertura hacia una competitividad global, han surgido nuevas estrategias para mejorar la calidad de las actividades de un negocio.

De forma paralela a la creciente apertura hacia una competitividad global, han surgido nuevas estrategias para mejorar la calidad de las actividades de un negocio. Actualmente, la cooperación es un elemento central para alcanzar metas, cada vez son más conocidos los conceptos de sinergia y coworking, ideas tan poderosas que hasta la arquitectura se ha transformado para impulsarlas al máximo. Si estás pensando en comenzar un negocio o transformar el que ya tienes, toma nota de lo siguiente.

Las alianzas empresariales han tenido grandes logros en los últimos años, en todo el continente las PyMES trabajan con modelos para colaborar entre sí, colocándose al nivel de las grandes empresas. Ejemplos sobresalientes en nuestro país son los proyectos que Condumex ha llevado a cabo junto a los otros sectores de Grupo Carso para enriquecer los servicios electrónicos, mediáticos y energéticos a nivel nacional e internacional.

Seguramente has escuchado del coworking, una forma de trabajo cooperativa donde los colegas comparten el espacio laboral. En esta modalidad la presencia física de cada miembro del equipo es necesaria para impulsar al máximo la creatividad y la organización.

La idea fue propuesta en 1999, pero fue el californiano Brad Neuberg quien la llevó a la práctica por primera vez en 2009 dentro de un loft junto a dos colegas, al ver la eficiencia de sus resultados llevaron la idea a gran escala cuando crearon Citizen Space.

El coworking transforma las oficinas y los cubículos en una constante sala de juntas, todos los trabajadores e incluso los jefes y administrativos de alto nivel conviven de manera continua durante la jornada. Esto permite una mayor empatía y refuerza día a día el lugar de cada persona en el grupo laboral. La eliminación de barreras arquitectónicas entre una y otra persona construye un campo común: como si se tratara de un equipo de futbol que sale a la cancha, cada quien se siente responsable por los logros del otro y refuerzan la consciencia de que comparten una misma meta.

Ahora, desde sus inicios esta forma de trabajo ha tenido un objetivo aún más práctico. Para ahorrar costos de oficina, dos o más empresas han decidido compartir sus espacios independientemente de que vayan a trabajar en los mismos proyectos. Esto ha dado una solución ideal para compañeros que comienzan como PyME, pues comparten gastos de renta y servicios. Así, en un mismo espacio pueden acomodarse diferentes mesas, cada una con los respectivos equipos de múltiples negocios.

La creatividad que se le dedica al diseño de una oficina puede ser la clave del éxito. Son conocidos los casos de Google o Pixar, donde las instalaciones incluyen albercas de pelotas, camas, sillones tipo puff, e incluso salas de cine. Cuando un negocio encuentra la manera de transformar el trabajo en diversión, un grupo logra unirse para alcanzar metas más allá de las estimadas.