De cine, mole y pozole

Hambre de Poder (The Founder, E.U.A., 2016)


Director: John Lee Hancock

Es 1954, un fracasado Ray Kroc intenta vender máquinas para preparar malteadas con muy poco éxito. De pronto, recibe un pedido por ocho máquinas para una hamburguesería local, en San Bernardino California. Al conocer el lugar, Ray se impresiona con el sistema automatizado diseñado por los hermanos Dick y Mac McDonald, para acelerar la producción y entregar las órdenes en 30 segundos. Pronto, Ray verá en el negocio de los hermanos McDonald una oportunidad de corte mundial.
El genial Michael Keaton, quien, luego de su resurrección en 2014 con “Birdman” –ganadora del Oscar a la Mejor Película–, entrega una actuación llena de claroscuros en su construcción de un personaje sin escrúpulos pero encantador. Con él, Ray Kroc se desdobla ante nuestros ojos como un personaje poseedor de una dualidad única. La fotografía de John Schwartzman, permite mirar con nostalgia los drive in de los 50’s y da a la película un halo de antigüedad acertado. El guionista, Robert D. Siegel, logra capturar la esencia de la disputa de manera magistral y sin sentimentalismos, en una narración fluida y llena de humor negro.
Se sabe hasta el hartazgo que Mc Donald’s tiene más detractores que fanáticos, sin embargo, vale la pena echarle un vistazo a esta película, realizada sin la autorización de la compañía.

 

FORM_HEADER


FORM_CAPTCHA
FORM_CAPTCHA_REFRESH