Cantando bajo la lluvia

El Jinete sin caballo

Esta ocasión entramos de lleno al 2017 con un aumento a los precios de los combustibles que, si bien es cierto que sólo son, en promedio, menos de dos pesos por litro; este incremento arrastrará al alza el precio de todos los insumos y consumibles que utilizamos día a día. Por ejemplo, el kilo de tortillas subió dos pesos.
Los revolucionarios de sillón se manifiestan en redes sociales por un boicot generalizado al gobierno dejando de pagar impuestos, no comprando gasolina y saqueando tiendas en un vergonzoso acto de vandalismo e irracionalidad.
Si usted deja de pagar impuestos, el SAT se encargará de multarlo y cobrar dicho atraso por todos los medios legales. Los responsables de los saqueos ya fueron remitidos con sentencias de hasta ocho años sin derecho a fianza y, al final, todos seguimos consumiendo gasolina porque es necesaria para el desempeño de nuestras labores diarias.
Una manera inteligente y legal de oponerse al gasolinazo seria deducir de nuestros ingresos el costo de la gasolina. Deducirlo al 100% con todo y el IEPS y la cuota a los combustibles fósiles y el IVA. Si usted es persona física con actividad empresarial o dueño de una empresa o un negocio pequeño, puede deducir este gasto en su totalidad. Los requisitos son estar dado de alta en el RFC, tener la factura de la compra de la gasolina y que se pague con tarjeta de crédito, débito o monederos electrónicos para compra de combustible. Y así, quitarle al gobierno un pedacito de ese ingreso que pensaba usted boicotear ilegalmente.
¿No suena mejor esto que andar saqueando tiendas?, yo propongo que esta Revolución sea de gente pensante, ¿y usted?
Eso es lo que hará la diferencia.

 

FORM_HEADER


FORM_CAPTCHA
FORM_CAPTCHA_REFRESH