Recolectar, clasificar y fabricar

Recuperar la basura para transformarla en algo nuevo, es una actividad que algunas personas han realizado desde hace bastante tiempo.

No es una tarea sencilla, ni mucho menos algo que se haya popularizado entre la población mundial.

Actualmente, cualquier tipo de reciclaje, ya sea doméstico o industrial, beneficia de gran manera nuestro entorno. No debes olvidar que antes de reciclar un objeto debes valorar si éste puede ser reutilizado. Los frascos de conservas, siempre son buenos para almacenar y clasificar objetos pequeños como tornillos y tuercas. Casi todo lo que se encuentra en nuestro hogar puede ser reciclado; lo más común es el vidrio, papel, plástico, residuos electrónicos y ropa. Incluso los desechos de alimentos se pueden ocupar para la elaboración de composta.

“Reciclar es estar consciente de que no es necesario extraer más recursos de la naturaleza”.

Entre las principales ciudades que mejor manejan sus residuos está la capital de Noruega, Oslo, allí se ha logrado convertir en biogás los desechos orgánicos que los habitantes generan. Por su parte, San Francisco, ha logrado reducir en un 80% los residuos que envía a sus rellenos sanitarios, y tiene la meta de reciclar toda su basura para el 2020.

Zurich cuenta con las tasas más altas de reciclado. Los habitantes de esta ciudad han logrado tener una eficiencia de reciclaje de casi el 100%, ya que los elementos que no pueden recuperarse son utilizados para producir energía o calefacción. Durante el 2012 esta ciudad se vio en la necesidad de importar basura para satisfacer la demanda de calefacción.

Y es que con poco menos de 400 mil habitantes es reconocido como uno de los mejores sitios para vivir, tanto por su calidad de vida como por el poder adquisitivo con el que cuentan sus habitantes.

Los ciudadanos de Copenhague no se quedan atrás y recientemente el gobierno ha impulsado una campaña para que sus residentes cuenten en sus viviendas con azoteas verdes. De tal suerte, en 2025 será una ciudad de carbono neutral.

A principios de este año, en algunas estaciones de la Línea 1 del Metrobús que corre en avenida Insurgentes, se instalaron máquinas biorecicladoras que permiten usar como método de pago botellas de PET. Dichas máquinas cuentan con un scanner capaz de distinguir el tipo de material y el peso, para posteriormente brindar el saldo equivalente.