Ese espacio de vida llamado arrecife

La unión de millones de organismos acuáticos que integran estructuras de grandes dimensiones es conocida como coral. Se calcula que estas formaciones son el hogar del 25% de la vida marina de nuestro planeta. Sin embargo, el cambio climático provocado por la mano del hombre amenaza de manera directa la supervivencia de estos animales.

En la costa del Caribe que comprende los países de México, Belice, Guatemala y Honduras se encuentra el mayor arrecife de coral de Occidente. Por su extensión, y las condiciones climatológicas del lugar, se pueden encontrar cerca de 350 especies distintas de moluscos y una variedad de por lo menos 500 especies de peces, muchas de ellas, en peligro de extinció

“El arrecife más grande se encuentra en Australia”.

En 1998 el World Wide Fund for Nature (WWF) calificó al Arrecife Mesoamericano, como “un ecosistema prioritario global”, por lo que a partir de ese momento se empezaron a llevar a cabo trabajos para el rescate y la conservación del lugar, calificado como el hogar de muchas especies en peligro de extinción. Éstas son algunas:

-Cocodrilo marino: uno de los reptiles más grandes del mundo. Puede alcanzar una longitud entre los 5 y los 6 metros, y un peso de hasta 1500 kilogramos. El período de gestación de estos animales es de aproximadamente tres meses, y la hembra puede colocar entre 50 y 60 huevos.

-Tortuga carey: se distingue de otras tortugas por tener un pico puntiagudo y curvo, así como los bordes de su caparazón en forma de sierra; es capaz de consumir especies de esponjas marinas consideradas tóxicas por su alto contenido de óxido de silicio. Viven entre 40 y 50 años aproximadamente y se encuentra en peligro crítico de extinción.

-Manatí: puede alcanzar los 90 kilogramos y medir hasta tres metros y medio de largo; estos animales se caracterizan por contar con una cola aplanada. La mayor población de manatíes se encuentra en el Caribe occidental.

-Tiburón ballena: es el pez más grande, se han registrado ejemplares de hasta 18 metros de largo. La alimentación de este enorme animal se basa principalmente en plancton (organismos microscópicos suspendidos en el agua). Se estima que estos animales pueden vivir unos 100 años.

“Un atolón es una especie de isla coralina con forma de anillo más o menos circular”.

El Arrecife Mesoamericano no sólo es un lugar del que depende la vida silvestre.  Un gran número de personas utilizan la riqueza de este sitio para obtener sustento. Tanto la industria alimenticia como los pescadores artesanales se abastecen de langosta, caracol,  pargo y mero, principales especies de la zona, lo que la convierte en la base de las economías locales. Por este motivo, el trabajo de rescate y conservación no sólo tendrá beneficios para la vida marina sino también para los habitantes del lugar.

Nuestro contexto

No sólo la vida marina de nuestro país se encuentra en riesgo, por ello, La Ley General del Equilibrio Ecológico y la Ley General de la Vida Silvestre busca unificar criterios para proteger especies de distintitos hábitats de México. Al menos 221 animales se han considerado en peligro de extinción y cerca de la mitad son especies endémicas.

El 12 de octubre, Abraham Levy,  aventurero mexicano, zarpará desde el puerto de Cádiz a Cancún. Esta travesía contempla una distancia de por lo menos 9,000 kilómetros que Abraham recorrerá en solitario a bordo de un bote autopropulsado, por lo que el viaje entero dependerá de él.

Las dimensiones del bote, que será su hogar durante meses, son de 7 metros  de manga por 1.60 metros de eslora. En el interior del mismo, llevará cerca de una tonelada de alimentos deshidratados y diversos dispositivos que lo apoyarán para ubicarse y no perder la ruta.

Dependiendo de sus actividades, el ser humano, requiere entre 1500 y 2000 calorías por día. Durante su viaje, Abraham tendrá que elevar esta cantidad y consumir un mínimo de 7000 calorías diarias dado el alto consumo energético que una aventura como ésta demanda.

En el sitio http://www.abrahamlevy.com/ se encuentra la sección “Patrocina kilómetros”, con la que el aventurero espera recaudar dinero para The Nature Conservacy y Outward Bound instituciones que apoyan a la protección del medio ambiente y a jóvenes en situación de marginación, respectivamente.