Desde el grano hasta la prensa

Como muchas cosas, pero no todas, el café es producto de un accidente.

La leyenda etíope cuenta que un pastor quedó azorado al ver la euforia que algunas de sus cabras tenían, tras comer ciertas bayas de la zona. Lo anterior, llevó al pastor a probarlas sin que nada extraordinario sucediera, pero al deshacerse de la semilla y al arrojarla al fuego, se percató de un aroma, hasta ese momento desconocido.

Poco a poco la costumbre de tostar el grano de café y la preparación de esta bebida se fue popularizando hasta llegar a conocerse en prácticamente todo el mundo.

El fruto del café se caracteriza por ser carnoso, de un rojo intenso y grano verde.

Llevar este grano desde el cafeto hasta tu taza, es un proceso delicado. Y es que hay que cuidar de los arbustos que producen este fruto durante tres años, que es el tiempo en que dan los primeras bayas. Entre los 5 y 8 años se considera su etapa de producción más prolífica.

Luego de limpiar el grano se procede al pulido para quitar impurezas y la llamada, piel de plata. Para su almacenamiento se usan de sacos de fibra, estos permiten que el grano respire y su sabor no se vuelva rancio. Algunos productores optan por un proceso llamado envejecimiento que modifica el sabor y por lo tanto su acidez. El tostado es clave para esta bebida, durante él se obtiene su característico color oscuro y se intensifica su sabor.

Básicamente, las variedades de este arbusto se dividen en arabica y robusta, creando nuevos sabores al mezclarlas en diferentes proporciones. También influye el lugar y la altura en la que se cultivan. Actualmente, se puede probar una cantidad infinita de cafés, sin embargo, la gran mayoría se preparan a través de los métodos como el turco, agua hervida con café finamente molido; por filtro, agua hirviendo que pasa a través de un filtro de papel o tela que contiene al café; espresso, hacer hervir el agua mediante una prensa que contiene café; y el ristretto, básicamente es igual que un espresso pero más cargado.

Brasil es considerado como el mayor productor de café, seguido de Vietnam, Indonesia y Colombia. México se encuentra en la novena posición, siendo los estados de Chiapas, Veracruz y Oaxaca los que concentran la mayor producción de este grano.