Y tú… ¿estás preparado?

El cambio climático ya afecta a México y al mundo, con costos crecientes. Ahora hay más huracanes, lluvias torrenciales y sequías. El costo de estos eventos en México se ha multiplicado. México podría perder hasta 6% de su PIB en 2100 a causa del cambio climático, pero las acciones de prevención serían menos costosas.

Uno de los principales efectos del aumento del calor es el mayor número e intensidad de huracanes, lluvias torrenciales, inundaciones y sequías. Así, por ejemplo, en 2011 México registró tres veces más huracanes, lluvias, sequías y temperaturas inusuales que en 1970. Hoy, las inundaciones afectan a siete de cada diez mexicanos.

El costo y los daños a empresas, gobiernos y ciudadanos se ha multiplicado. Entre 1980 y 1990, estos fenómenos causaron daños anuales por $730 millones de pesos (MDP). En contraste, entre 2001 y 2010, el costo promedio anual ascendió a $21,950 MDP.
México es uno de los países más vulnerables al cambio climático: 15% del territorio, 68% de la población y 71% del PIB están altamente expuestos a los impactos del cambio climático. Si el cambio climático no se revierte, producirá cambios severos en el país para el año 2100.
En el año 2100 México será más caliente. Por ejemplo, la temperatura aumentará 4°C en la frontera con Estados Unidos y entre 2.5°C y 3.5°C en el resto del país. Las lluvias disminuirán entre 10% y 28%. El nivel del mar subirá hasta 13 cm en el océano Pacífico.

México sufrirá más eventos climatológicos extremos. Por ejemplo, los vientos y las lluvias serán entre 6% y 16% más intensos y habrá más huracanes en el Caribe, el Golfo y el Pacífico. Pero en algunas regiones las lluvias serán más fuertes y frecuentes, lo cual incrementará el riesgo de inundaciones para 2 millones de personas.

El cambio climático producirá costos económicos y sociales crecientes, a menos que se revierta este fenómeno globalmente. Podría perderse el 2.5% del PIB nacional en 2050 y 6% en 2100. Tan sólo el sector agrícola -uno de los más vulnerables- podría perder entre $16,000 y $22,000 MDP para finales de siglo, en parte por la disminución de la producción -entre 26 y 78% según el tipo de cultivo- de maíz, caña de azúcar, trigo, café y frijol.
A México le conviene más prevenir que permanecer inactivo: poner en práctica medidas para reducir en 50% las emisiones de gases que causan el calentamiento global en el país implicaría una inversión tres veces menor -entre 0.7% y 2.21% del PIB- a los costos esperados.
La reducción en la emisión de estos gases mitigaría una parte de los efectos adversos del cambio climático y permitiría que las localidades del país enfrenten mejor las nuevas condiciones climatológicas.
Tenemos que estar preparados para estos cambios y es momento de contar con un seguro que cuide nuestro patrimonio.

Andree Jasso González
Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla