Dale mantenimiento a la vida

Existen ciertos detalles que cambian la armonía de un lugar, uno de ellos son las plantas. Ya sea que estén colocadas en una maceta o inmersas en tu jardín, siempre dan la sensación de tranquilidad, y además mantienen fresco tu hogar y te relajan.

Si tienes pensado hacer un cambio en tu jardín o comenzar a cultivar ciertas plantas, no olvides asesorarte para así evitar que la naturaleza se salga de tus manos.

Manos a la obra

No creas que la jardinería es una tarea sencilla. Si estás dispuesto a que tu jardín se mantenga impecable, este tipo de actividad te ayudará a mantenerte en forma y la armonía será parte de tu vida. En el caso de que desees colocar árboles toma en cuenta que no debes no plantarlos pegados a los muros, estos pueden afectar los cimientos o provocar problemas con las ramas. Te recomendamos que en esa zona coloques plantas que no generen mucha raíz.

Los caprichos de cada planta

Una vez que hayas planificado la distribución de tu jardín tienes que calendarizar las actividades que llevarás en él. Por ejemplo, hay quienes recomiendan realizar el riego durante la noche, ya que así, el agua se aprovecha mejor por la planta. Pero quizá este horario no sea el mejor para brindar otros cuidados a tus plantas.

Coloca el carrete para enrredar la manguera cerca de la toma de agua, y siempre que termines de usarla tómate el tiempo de enrrollarla adecuadamente. En promedio una manguera puede pesar entre 2 y 5 kilogramos, dependiendo de su longitud. Procura alternar los brazos al enrrollar.

Si remueves frecuentemente la tierra, facilitarás la absorción de nutrientes. Hazlo con una pequeña pala o rastrillo, de esta manera será menor el riesgo de dañar las raíces, y sin darte cuenta, estarás ejercitando las articulaciones de tus rodillas, hombros y muñecas.

Sabemos que cortar el pasto de un jardín es una tarea extenuante si no cuentas con una podadora a motor, pero si te animas, aún puedes encontrar podadoras manuales que te ayudarán a fortalecer tu espalda al empujarla y recogerla.

Es importante que no olvides que, al igual que otras actividades físicas, necesitamos calentar nuestros músculos para evitar lesiones, debes tener cuidado en cómo cargas las herramientas, macetas, tierra, fertilizantes y cualquier otro elementos que pretendes usar.

Hazlas parte de tu dieta

Si quieres que tu jardín no sólo te ayude  mantenerte activo puedes sembrar algunas plantas o matas que brinden beneficios en tu dieta. El cultivo de jitomates es relativamente sencillo. No tienes que buscar semillas especiales, basta con que las extraigas de uno que tengas en casa sin retirar la membrana que las recubre, y las entierres unos 3 milímetros, en un par de semanas verás los primeros brotes. Conforme vayan creciendo deberás colocar un palo de apoyo, ten en cuenta que el tallo de esta planta es muy débil y se dobla con facilidad.

También puedes cultivar romero e incluirlo en tus recetas, además, al igual que muchas plantas aromáticas, ayuda a repeler los insectos.

La yerbabuena, la menta y el epazote son una muy buena opción que nunca está de sobra, por el contrario, es mejor tenerlas frescas y a la mano.