Los enemigos del bicicletismo

Se dice por ahí, que el único –verdadero- enemigo del ciclista es él mismo y de manera personal, no puedo hacer menos, que estar de acuerdo porque, uno como ciclisteísta lo sabe, al estar rodeado de peligros, no queda de otra que convertirse en tu mejor amigo, pero no todo del cuidado se limita a la rodada, todo comienza desde casa. La alimentación es de suma importancia, por eso te presento algunos productos que disminuyen tu rendimiento y ponen en riesgo tu pasión.

Suplementos deportivos: las cápsulas, los licuados, los complementos y las barras proteicas no son la mejor idea para las disciplinas atléticas ya que estas, por lo regular, terminan por exigirle más al cuerpo –principalmente a los riñones-, deshidratándolo y disminuyendo su nivel de calcio, consume lo natural –plátanos, carne, pescado, pasta, huevo y frutos secos-

-Barras de cereales y granolas: generalmente estas se fabrican con demasiada azúcar,  algunos aditivos, conservadores, grasas saturadas y aceites de semillas o de palma, lo que las convierte en obstructores importantes de arterias porque fomentan la acumulación de colesterol en las mismas. 

-Bebidas energéticas: por mucho que se esmeren en relacionarlas al deporte, no hay nada peor que esto para el cuerpo deportista por sus altos niveles de azúcar y cafeína, producen deshidratación, nauseas, dolor de cabeza y taquicardia.

-Alcohol: Una cervecita o una copa de vino no afectarán tu desempeño, pero en exceso, el alcohol funciona como depresor del organismo y sus poderes diuréticos pueden provocar calambres y fatiga muscular, además de afectar la regulación de la temperatura corporal.

Ya lo sabes, además de los autos, los camiones, los barrancos, los perros callejeros y un largo etcétera, tus peores enemigos podrían estarte aguardando en la alacena. Buen camino.

 
Banner
Banner
Banner
Banner