¿Tus Finanzas Personales están en orden?

¿Tus Finanzas Personales están en orden?

Vivimos en un país complejo con acelerados cambios sociales, económicos y tecnológicos; por lo que cada vez es más importante cuidar nuestros recursos financieros. Son muchas las personas que están preocupadas por sus deudas y angustiadas porqué no han podido formar un patrimonio sólido para sus hijos.

Desafortunadamente no conocen cómo cambiar esta situación. Las mismas universidades no enseñan a sus egresados a manejar el dinero que obtendrán con su profesión. Por lo que desarrollar estrategias personales para mejorar nuestro estilo de vida, resulta cada vez más difícil y nos enfrentamos a lo largo de nuestra vida con muchas opciones: ¿dónde vivir? ¿qué carrera estudiar o qué automóvil comprar? ¿cuándo cambiar de trabajo o emprender un negocio? ¿cuánto dinero ahorrar o invertir? ¿cómo asegurarnos una vejez tranquila? Sólo por nombrar algunas. Si tú quieres tener control sobre tu vida económica, es momento de cuestionarte sobre tus propias acciones. Debes estar dispuesto a reorientar tu estilo de vida para alcanzar este propósito. Y la forma más lógica es comenzar hoy a vivir debajo de tus posibilidades, asimismo destinar el tiempo necesario para analizar y trabajar en la planeación de tus propias finanzas personales.

Crear planes flexibles y revisarlos con periodicidad es la base para construir un buen futuro financiero, por lo que debes saber cómo están tus ingresos y tus salidas, debes ser capaz de ver reflejada tu vida a través de un presupuesto y de un balance personal. Minimizar tu egreso ordinario y maximizar tu ingreso extraordinario. Reconocer que la generación de riqueza proviene de la conversión del esfuerzo y del espíritu emprendedor.

Sin embargo, para diferenciar lo principal de lo secundario, primero debes conocerte, aceptarte y entonces superarte. Para ello puedes comenzar cuestionándote: ¿Qué es lo que quiero conseguir?, ¿Qué debo cambiar en mi vida para conseguir esos objetivos?, ¿Estoy dispuesto a realizar el esfuerzo requerido?, ¿Qué debo dejar atrás y que debo aceptar ahora? Estos pequeños actos disciplinados gradualmente te harán dominar disciplinas más importantes. Por ejemplo, llevar un registro de todos los gastos pequeños o no gastar más de lo que ganas. En suma, la disciplina que tengas será el puente de unión entre tu idea y el resultado.

La verdadera felicidad la logran quienes amplían sus horizontes y sus experiencias. Así que ahora ya lo sabes, “una persona con una mente financieramente ordenada, tiene claros y jerarquizados sus objetivos y sabe cuánto tiene, cómo la va a distribuir, para qué, en qué momento y cómo va efectuar sus gastos y compras, además evalúa los resultados para tomar nuevas decisiones”. Estoy seguro que el futuro será brillante, para los que se preparen desde hoy!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *