No dejes morir tus sueños

Cuentan por ahí que un hombre muy enfermo, postrado en su lecho de muerte, desahuciado ya por los médicos ve entrar en su habitación a un grupo de personas que no conocía, él desconcertado les preguntó “¿quiénes son ustedes?, ¿quién los ha dejado entrar a mi habitación?, no los conozco, nunca los he visto, por favor salgan” Aquellas personas se acercaron más y el hombre moribundo y asustado replicó: “he dicho que salgan, esto debe ser una equivocación”. En ese momento, uno de ellos respondió: “no es una equivocación, si nos conoces, nosotros somos tus sueños, sueños que nunca cumpliste y hemos venido a morir contigo”.

Procrastinar es un término que se ha puesto de moda pero, en realidad, es un mal hábito que ha estado presente generación tras generación. Para dejar de procrastinar es necesario aprender a priorizar y tener bien claro qué es lo que nos mueve para querer alcanzar una meta. No existe el hilo negro para dejar de hacerlo, sencillamente enfócate, gestiona bien tus tiempos -organiza tu día-, toma en cuenta que seguir una rutina te será de gran ayuda. Utiliza herramientas que te gusten y haz una lista corta de tareas y una vez cumplida, desarrolla una nueva. Haz que sea divertido, si la tarea no es atractiva, difícilmente querrás realizarla y entonces empezarás a procrastinar. Da seguimiento a lo que hagas, una tabla de evidencia de avance es muy útil y motivante. Por último elige una recompensa por cumplir esa tarea que se resiste, ¡lo mereces!

El tiempo es valioso y no se detiene, ese no va a esperar a que te sacudas la indecisión y elimines argumentos que limitan tu desarrollo. Ponte en acción, un paso a la vez, empieza por algo y no dejes morir tus sueños.

 

FORM_HEADER


FORM_CAPTCHA
FORM_CAPTCHA_REFRESH