La elección de una lámpara decorativa

Ya hemos platicado de la iluminación correcta de un lugar, ya sea en interiores o exteriores, para enfatizar algún elemento o para uso regular. El tema que trataremos en esta ocasión está estrechamente relacionado, pero en la faceta de la decoración, donde generalmente las lámparas son para uso de luz de cortesía o de apoyo.


Existen una infinidad de diseños de estos elementos; para facilitar su elección se pueden clasificar en: lámparas de pie, para mesa o colgantes.

Las primeras se sostienen por sí solas desde el piso, ofrecen una iluminación centralizada además que se usan cuando y donde sea requerido. Crean interesantes juegos de luz y sombra en los espacios, lo que da más carácter a una habitación de la casa, como la sala de estar, el comedor o la habitación. Si se necesita alumbrar un área grande, se deberá considerar una lámpara con altura similar a una persona, tomando en cuenta que entre más alto esté el elemento, mayor será el alumbrado. La elección de un determinado estilo de lámpara y de materiales particulares creará una ornamentación sin necesidad de añadir más elementos.

Las lámparas colgantes son las que se suspenden del techo o plafón por medio de un cable, cuerda, cadena o algo similar. Este tipo es ideal en espacios donde se requiere luz de trabajo, como por ejemplo la cocina, o luz para dar acentos, como en el comedor o sala, esto depende de la dirección hacia la que refleje la luz. De preferencia, si la luz se dirige hacia arriba, será ambiental; si se dirige hacia abajo, la luz será de trabajo o iluminación general. Las lámparas podrán ser de materiales como vidrio, tela, metal y plástico, tomando en cuenta los cuidados de los mismos para la ubicación final, como por ejemplo, evitar la tela en espacios como la cocina o el baño, ya que pueden presentar grasa y humedad en el ambiente.

Las lámparas de mesa son imprescindibles para conseguir tipos de iluminación tenue y cálida para determinados espacios del hogar. Asimismo, son funcionales, ya que permiten la lectura o ser utilizadas para determinadas tareas puntuales. La mayoría de las ocasiones se colocan en mesas auxiliares y son para uso secundario, como la leer en un rincón de la casa. Habrá que ubicarlas de modo que las actividades se realicen de la mejor manera posible.

Aventúrate a generar espacios con diferentes tipos de iluminación y a crear sensaciones y estados de ánimo con éstas. ¡Es muy sencillo cambiar la ambientación de tu hogar con un detalle como una lámpara!