Otra manera de ahorrar

Diciembre está muy cerca, y los últimos días del año parecen volar.

Se acerca el momento en que comenzamos a trazar los proyectos del año que viene. Algunos buscamos enriquecer nuestros hábitos alimenticios, contar con una mejor condición física o simplemente destacar en alguna actividad.

Algo muy recurrente es lograr una estabilidad económica que se convierta posteriormente, en un crecimiento. Durante el 2014 la revista Forbes dio a conocer que las fortunas de la 10 personalidades más ricas del mundo, sumaban un total de 507,600 millones de dólares.

Algunas de las recomendaciones para lograr mejorar nuestra economía, y en la que muchos de los expertos coinciden son:

No solamente ahorrar dinero

Ahorrar sólo es sinónimo de reducir sino también de evitar un gasto mayor. Optimiza los recursos con los que cuentas.

  • Comparte tu automóvil y no lo uses para ir a lugares a los que podrías llegar caminando.
  • Compra sólo la comida que consumes. Adquirir alimentos de más puede hacer que subas de peso, o que simplemente los desperdicies.
  • No dejes las luces encendidas toda la noche. En caso de ser necesario instala lámparas con sensor de movimiento o con temporizador.
  • No necesitas tantas tarjetas de crédito; considera el costo-beneficio de las anualidades.
  • Invierte en el mantenimiento de tu hogar y vehículo. Toma en cuenta que siempre será más caro corregir que prevenir.

Registra tus gastos

Antes de realizar tus compras crea una lista de lo que necesitas. Esto ayudará a que no seas presa fácil de las “promociones” que, más allá de beneficiarte terminarán por convertirse en un gasto innecesario.

Crea un fondo a futuro

No es suficiente con que ahorres una cantidad diaria, también, traza proyectos a largo plazo, un viaje, el enganche de una casa o el inicio de un negocio. Hacerlo de esta manera te ayudará a materializarlo de una forma más sencilla.

Atrévete a invertir

No sólo se trata de guardar tu dinero en el banco, existen opciones que pueden resultar más rentables, los fondos de inversión, por ejemplo.

Adquirir una vivienda para después venderla, se considera como una inversión a largo plazo. Si el inmueble se adquiere a crédito y quieres darlo en renta es importante consultarlo con la entidad financiera con quien tienes la hipoteca.

Acude con varios ejecutivos para comparar los beneficios y sobre todo, los posibles riesgos.

Los seguros son también una forma de invertir, y ayudan a solventar gastos inesperados, ya sea por un percance vehicular, de salud o en caso de fenecer.

Valora las promociones

Los fabricantes nunca pierden, y no todo lo que te ofrecen resulta ser un beneficio económico. Si cuentas con cupones sólo utiliza los que realmente te sirven, no consumas lo que no necesitas.

El 14 de noviembre inicia El Buen Fin, si decides comprar en esos días lleva un registro de todo; acumular promociones a meses sin intereses puede convertirse en un cantidad mensual enorme.

Paga tus deudas

Destina el aguinaldo, caja o fondo de ahorro al pago de tus deudas. Ten presente que las tasas de interés de un crédito resultan superiores a las de cualquier rendimiento.

Si eres de los que compran a meses sin intereses, recuerda que el periodo del crédito no debe exceder la vida útil del producto.

 
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner