Ellos tan leales, y nosotros a veces inoportunos

Tal vez, cuando decidiste tener a tu primer perro lo hiciste sin considerar muchas obligaciones que deberías asumir.

Más allá de enseñarlealgún truco o monería y a hacer sus necesidades en determinado lugar, es necesario que aprendas a corregirlo en el momento adecuado. Y es que, para quienes han optado por incorporar un cachorro a sus vidas, el problema suele salirse de control en muchos casos. La ternura de estos animales, con apenas unas semanas de nacidos, es la principal causa para que no podamos establecer los límites adecuados.

Cuando no corregimos a tiempo, la travesura se vuelve un dolor de cabeza. Quizá la primera vez que tu perro intentó morder tu zapato, te pareció un gesto muy tierno, sin embargo, cuando lo hizo sin que tú lo vieras y causó algún daño, ya no lo fue tanto. Estos son los momentos para que tu mascota empiece a perder su encanto frente a tus ojos.

Lo primero que debes tener en cuenta, es que los perros no entienden todas las palabras que les decimos. Ellos perciben mejor el tono con el que les hablamos, que el significado de la misma palabra. Si quieres comprobarlo, interactúa con él sin decir una sola palabra, únicamente emite sonidos, pero dale intención a los sonidos que emites, ya sea de mimos o de enojo. Notarás que tu perro entenderá perfectamente lo que tratas de transmitirle, perciben más de lo que te imaginas.

Es muy probable que los perros sean las mascotas preferidas de muchas personas. También es probable que esto haya derivado de una relación simbiótica. Y es que desde hace mucho tiempo, se maneja la hipótesis de que el hombre se valió del lobo para tener acceso a la caza de ciertos animales. La premisa es sencilla, el ser humano se percató que los lobos se mantenían cerca de otros animales, y por su gran olfato estos eran capaces de rastrear a nuevas manadas. Quizá, terminó por domesticarlo y la relación hombre - perro evolucionó desde entonces, hasta convertirse en un vínculo fraternal, a tal grado que cambió de manera significativa el comportamiento de los caninos. En la actualidad, el hombre incluye a los perros en labores cotidianas pero precisas. La policía y equipos de rescate, por ejemplo, se apoyan en sus habilidades para combatir a la delincuencia, o bien, para auxiliar en desastres; naturales o provocados por un agente externo.

Por esto, y por todas las alegrías que nuestros peludos nos brindan, es de vital importancia establecer con ellos una sana convivencia. Todo lo que brindemos a nuestra mascota lo recibirá como algo normal, pues para ellos no existen los juicios de valor, de ahí que nos defiendan incondicionalmente. Debes tener presente también que aunque los perros son capaces de transmitir afecto, no sienten culpa ni tienen la facultad de relacionar un regaño, con lo que hicieron hace horas. La corrección debe de darse en el acto.

Nuestro dato

Contrario a lo que creemos, la raza Pitbull es una de las más recomendadas para los niños, por la paciencia y tolerancia con la que interactúan.

 
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner