¿Gimnasio en casa?

Arq. Eva Larrea / En muchas ocasiones, tenemos ganas de hacer ejercicio, pero la falta de tiempo nos lo impide, entonces, ¿por qué no integrar un gimnasio en nuestra propia casa? Es muy sencillo de adaptar y no importa que no se cuente con demasiado espacio, siempre hay alternativas para crear algo funcional y estético.


Para que esta habitación nos inspire a volver en más de una ocasión, debemos de ambientarlo de una manera atractiva a nuestros ojos y que nos haga sentir motivados para ejercitarnos. Las condiciones que necesitamos las enlistaremos a continuación:

-El espacio. Idealmente contar con una habitación de 10 metros cuadrados en nuestro hogar, de no ser posible, entre 3 o 5 metros cuadrados funcionarían aunque se utilice menor cantidad de aparatos. Si no contamos con una habitación completa para este propósito, se puede adaptar en un baño grande o un patio, de preferencia sin utilizar sitios de relajación como la recámara o la sala de televisión. La altura mínima será 2.5 metros, ya que en muchos casos será necesario saltar o nos sentiríamos abrumados con el calor, en caso de ser muy bajo el techo. La ventilación es un factor básico, por lo que debemos tomar en cuenta que existan medios para que fluya el aire correctamente, ya sea con ventanas o equipos de aire acondicionado.

-Equipamiento. Es importante contar con espejos en la habitación para poder ver si estamos haciendo correctamente el ejercicio, podemos ubicarlos en el muro más grande y que no estorbe al momento de movernos. Hay que pensar qué disciplina se quiere hacer y considerar los elementos que se relacionan con ella, como barras para gimnasia o ballet, pesas, caminadora, bicicleta estática, etcétera. La mayoría de los equipos pueden sobreponerse, pero en ocasiones, por ejemplo, las barras se tendrán que fijar a muros o al piso, por lo que la instalación se debe realizar correctamente para nuestra propia seguridad.

-Ambientación. En lo que respecta al diseño, es bueno contemplar colores vivos en ciertos elementos ya que nos aportarán energía, y considerar colores neutros en la mayoría de los muros. No hay que olvidar la presencia de equipos de música o televisores que nos entretengan mientras nos ejercitamos y que además aporten energía al ambiente, e integrarlos de una manera que no interfieran con el movimiento natural de los ejercicios. Recomendamos dejar el área lo más libre posible para no sentirnos sofocados por el exceso de cosas en el espacio y que sea más fácil el acceso cada que así lo necesitemos.


 
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner