Fobia Escolar

No estamos hablando de aversión al estudio ni mucho menos de flojera extrema, sino de un temor infantil serio que termina por afectar su bienestar, y su desempeño académico.

Todo comienza en esa primera vez, cuando el infante debe separarse de los padres para asistir al colegio y convivir con personas que nunca antes había visto, pero no solo es eso, los miedos que se manifiestan durante la infancia son muy variados y pueden ir desde el temor al daño físico, al ridículo, a la soledad hasta a la propia separación de sus padres y del hogar.
La fobia escolar responde a la ansiedad que se relaciona con alguna situación que tiene que ver con algún maestro, con una materia en particular, con situaciones de burla y violencia por parte de sus compañeros, etcétera, puede presentar sintomatología física como mareo, nausea e incluso vómito, jaqueca intensa, dolor estomacal y cuadros de ansiedad severos.
Es necesario prestar atención a estos episodios o momentos para evitar dificultades posteriores, por lo regular esta fobia se presenta en pequeños que han sido expuestos a una crisis como una muerte cercana, un divorcio o separación, problemas financieros en casa, mudanza y otras más.
Combatirlo es muy sencillo, se debe ser firme en el ejercicio diario de asistir al colegio a la par que se averigua cual es la situación que lo ha orillado a desistir, y principalmente, entrar en contacto con el personal del colegio ya que en conjunto, podrán superar esta etapa.