El oro y la salud

Los pobladores de India y Egipto ancestrales, conocían la relación que guarda el oro con la salud del organismo humano por lo que se utilizaban sales de este elemento para experimentar mayor bienestar. Hoy se tiene noción de que el valor que diversas culturas le han conferido a lo largo de la historia va más allá de su función económica. La ciencia médica dedica parte de su conocimiento al estudio de la importancia de este elemento para el sistema endócrino y su función como facilitador de la conducción eléctrica indispensable para el funcionamiento del sistema nervioso y la actividad refractiva de las ondas cerebrales. Una de las formas más adecuadas para asimilar los metales se logra mediante el proceso de quelación ya que facilita su precipitación y permite crear complejos no tóxicos que pueden ser satisfactoriamente metabolizados. Entre otros beneficios, el oro disminuye la inflamación de las articulaciones, es un estimulante celular, ayuda a relajar la tensión nerviosa, disminuye los efectos del estrés y se ha utilizado como alternativa en el tratamiento del síndrome de Parkinson, favorece el buen funcionamiento del sistema digestivo y en algunos tratamientos se inyecta para controlar el crecimiento de células cancerígenas.