Padres, sean congruentes con sus hijos.

Los primeros y más importantes maestros de sus hijos son ustedes, los padres. Ustedes tienen una influencia ilimitada con ellos especialmente durante sus primeros años de vida. Son su mundo, sus héroes y ellos los quieren imitar. Digo imitar, no escuchar.


Ellos los observan durante el día y los copian en todo. Si papá bosteza, el hijo también lo hace; si dice una grosería también la va a repetir. Si la mamá se maquilla, la hija también lo hará. Cuando papá se está afeitando, el hijo lo observa y desea tener barba para hacer lo mismo. Si papá o mamá fuman les aseguró que los hijos fumarán en la primera oportunidad que tengan.

La escuela solamente puede complementar y apoyar los valores que se enseñan en casa. Si la mamá celebra que la cajera del súper le dio cambio demás, es imposible que logre convencerlo del valor de la honestidad. Si papá llega de trabajar e insulta a la esposa, será difícil para una maestra enseñarle a su alumno lo importante que es respetar a los demás, especialmente a las mujeres. ¿Cuántas veces hemos dicho a nuestros hijos que beber alcohol es dañino?, pero en casa tenemos una cantina que parece altar y servimos el tequila como si fuera agua bendita Cuántos sermones les hemos dado para que no digan mentiras y de la importancia de ser honestos y cuando suena el teléfono decimos: “Si es Conchita, dile que no estoy”.

Es impresionante la cantidad de tiempo que perdemos en leer el periódico, en escuchar y ver las noticias por la televisión la cual nos presenta situaciones en las que no tenemos ninguna influencia para lograr un cambio. Sin embargo, sí tenemos mucha influencia en nuestro hogar. En lugar de quejarnos de la situación en el mundo, de la política, de la corrupción, del tránsito vehicular, etc., será mejor sentarnos a meditar cómo podemos mejorar el ambiente en nuestro propio hogar. Quizás el papá no está el tiempo suficiente para convivir con sus hijos, pero seguramente puede hacer una estrategia para mejorar la situación y llegar más temprano a casa. Es posible que mamá esté muy estresada con las responsabilidades de la casa y de los hijos, pero puede organizar su tiempo, escoger prioridades y dejar los detalles que no son importantes para otra ocasión. Así, es posible que dedique diariamente un tiempo para sus cosas personales.

Si tu hijo carece de confianza en sí mismo, es conflictivo o muy tímido, quizás sea mucho más productivo compartir más tiempo con él para ayudarlo a superar su problema en lugar de sentarse a ver la televisión como un zombie.

Educar niños requiere de esfuerzo, tiempo, dedicación y paciencia. Requiere que ustedes -los papás- estén dispuestos a ser el ejemplo y la imagen de la persona en la que desean se convierta su hijo en el futuro. Si siembras maíz, cosecharás maíz. Si siembras groserías, insultos, impaciencia, manipuleo, mentiras, vicios, apatía, etc., así será tu cosecha.

Es importante primero ser honestos, respetuosos y responsables entre los miembros de la familia. Muestra cariño y resuelve los conflictos con diálogo y respeto. Tus hijos te copiarán. Tú eres su primer maestro.

 

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Banner
Banner
Banner