Cultura mexicana

Durante muchos años, a los mexicanos se nos ha inculcado como ‘cultura’ al clásico valet folclórico –de la escuela de zutana y perengana-, el mariachi –de aquí y de acullá-, bandas norteñas, cantantes de ranchero e infinidad de ‘espectáculos’ que en realidad, poco tienen que ver con la verdadera cultura, es decir, el cultivo del espíritu humano y de las facultades intelectuales que exalten la identidad, en otras palabras, no se nos ha enseñado a ser mexicanos, a amar a México.
La cultura mexicana radica en un sinfín de cosas, de tradiciones y costumbres que van más allá de lo que se nos muestra y se nos expone desde el colegio, no debería bastarnos con saber un poco de los Mexicas o de los Mayas, tenemos gastronomía, tenemos territorio, tenemos festividades y sobre todo gente.
La verdadera riqueza cultural de esta nación radica en cada uno de esos mexicanos alegres, amables, cantarines, festivos, creativos y sobre todo trabajadores, porque si alguien sabe de trabajar, ese es mi paisano mexicano.
Actualmente, mientras un nuevo y oscuro velo de odio y rechazo por parte de nuestro vecino del norte ha sido tendido sobre nosotros, estamos obligados a retomar nuestras raíces, a voltear de nueva cuenta hacia nuestra cultura y no solo sentirnos orgullosos de ser mexicanos, sino demostrarnos y demostrarle a todos de qué estamos hechos, en nosotros radica la responsabilidad de ser educados apropiadamente, de que se nos inculque la lectura de un modo adecuado, de que nuestra imagen alrededor del mundo deje de lado los cuernos de chivo y las camisetas futboleras y se nos comience a ver como la cuna de grandes artistas, de grandes pensadores, de empresarios exitosos y de gente de bien.