Impúlsalos a ser mejores

Me gusta observar a los padres cuando hablan de sus hijos, me gusta analizar con discreción y respeto su comportamiento cuando asisten a un festival, competencia o proyecto en el colegio, en realidad se trata de una constante lucha entre el ego, auto proyección y el inmenso deseo de verlos ser los mejores pero, ¿qué tanto los impulsamos y qué tanto los presionamos al grado de entorpecer su desarrollo y fortalecimiento de habilidades?

Los hijos son lo más valioso y quisiéramos verlos triunfar y es por esto que bien vale la pena hacer un análisis de lo que podría representar para ellos un “gran apoyo”. Lejos de exigir, ordenar e imponer, es necesario mantener una relación empática. Para motivarlos en el proceso de cumplimiento de metas es importante ser claros en obligaciones y límites sin caer en el autoritarismo, es básico mantener una escucha activa para entender las necesidades e inquietudes de nuestr@s hij@s y así, fortalecer el vínculo con ellos, comprenderás conductas, reforzarás tu figura de autoridad y respeto sin infundir miedo, tus hij@s sentirán más confianza en sí mismos reforzando su autoestima.

Impulsa en ellos habilidades emocionales y sociales, permite que se equivoquen, que tomen decisiones y solucionen problemas. Todo esto los hará fuertes y se sentirán libres de medir sus límites, manejar sus miedos y se estarán formando como líderes, entonces sí los habrás impulsado a ser mejores.